Ayuno intermitente

Aunque no lo sepas ayunas todos los días. En la noche cenas y dejas de comer hasta el día siguiente, eso es ayuno, por eso la primera comida del día se llama des-ayuno.

Ya sé que te estás preguntando ¿Entonces qué es el ayuno intermitente? Simplemente alargar el tiempo en el cual no comes nada, así de sencillo.

¿Cómo lo logras?

Intenta cenar lo más temprano posible, y no desayunes apenas te levantes, tomate un café negro, haz la cama, báñate, en fin aplaza el desayuno el mayor tiempo posible.

Por ejemplo si cenas a las 6 de la tarde y aplazas el desayuno para las 10 de la mañana, ya estás haciendo un ayuno de 16 horas, esto es lo que se conoce como ayuno 16/8: ayunas 16 horas y comes todos tus alimentos en una ventana de 8 horas.

Imagina un super mercado abierto y en funcionamiento 24 horas al día, sus empleados estarán ocupados en las labores propias de atender a los clientes sin tener tiempo para limpiar, ordenar, sacar la basura y organizar la mercancía. Lo mismo sucede con tu cuerpo.

Dirás que nunca comes por 24 horas, y así es, lo que sucede es que los procesos de digestión y metabolismo de los alimentos se prolongan por varias horas después de comer, los beneficios del ayuno sólo comienzan después de 12 horas, en ese momento tu cuerpo puede iniciar otros procesos necesarios para la renovación y limpieza de tus células, por eso la ventana mínima de ayuno recomendada es de 14 horas para aprovechar los efectos, en consecuencia mientras más prolongues el tiempo de ayuno más beneficios obtendrás.

Si el cuerpo recibe un suministro permanente de alimentos, no se detienen ciertos procesos para dar lugar a otros que son necesarios para la renovación celular, el ciclo comida / ayuno restaura el cuerpo a su estado de funcionamiento natural.

Por otra parte, cuando reduces el tiempo en el cual comes, estarás reduciendo la cantidad de comida que ingieres, así que con sólo cambiar el enfoque de 3 o más comidas al día, estarás logrando maravillosos efectos en tu salud y en tu peso. Pero no es todo, obtienes una gran cantidad de beneficios bioquímicos que quiero que conozcas para que te animes a intentarlo.

¿De qué beneficios hablo?

  • 1- Control de tus niveles de insulina y azúcar en sangre, cuando los niveles de glucosa en el cuerpo bajan se revierten y controlan enfermedades como la diabetes tipo 2 y la resistencia a la insulina, por otra parte se activa la quema de grasas ya que el cuerpo necesita combustible para funcionar, como no puede obtenerlo de la glucosa lo hace de las grasas.
  • 2 – Al ayunar entras en cetosis, el estado metabólico en el que tu cuerpo es capaz de consumir las grasas como combustible, otra estrategia para lograrlo es seguir una dieta cetogénica (baja en carbohidratos, moderada en proteínas y alta en grasas)
  • 3- Reduce el riesgo de enfermedades crónicas como diabetes, cardiopatías, cáncer y enfermedades neuro y fisio degenerativas.
  • 4- Induce la renovación celular: se activan procesos de limpieza, reciclaje y depuración de células dañadas, que inciden de manera natural en una mejor función celular y en procesos anti envejecimiento.
  • 5- Reduce la inflamación en tu cuerpo que es la causa de muchas enfermedades. incluyendo las auto inmunes y el cáncer.
  • 6- Promueve la salud de las mitocondrias, donde comienza la producción de energía a nivel celular.
  • 7- Mejora la concentración y lucidez mental
  • 8 – Incrementa tus niveles de energía.
  • 9 – Estimula la hormona de crecimiento que preserva la masa muscular y la densidad ósea.
  • 10 – Ayuda a prevenir la enfermedad de Alzheimer.
  • 11 – Disminuye los niveles de colesterol en la sangre.
  • 12- Es una excelente estrategia anti envejecimiento, por su efecto antioxidante
  • 13- Protege y recupera tu flora intestinal.
  • 14- Bajas de peso, el ayuno replica el efecto hipocalórico sin restringir calorías, al comer menos tu apetito disminuye y también el consumo de calorías sin sensación de privación.

¿Cómo comenzar ? sigue estas recomendaciones:

¿Cómo te estás alimentando?

El primer paso es cambiar tus hábitos, empieza a consumir alimentos naturales y con nutrientes de verdad para evitar deficiencias nutricionales, así no sentirás ansiedad ni hambre. Elige alimentos sanos, naturales y llenos de vitaminas y minerales, evita todo lo procesado. Una buena guía es que mientras menos ingredientes tenga un alimento más natural es.

Controla tu insulina.

Procura comer alimentos bajos en carbohidratos, naturales y con bajo índice glucémico, los vegetales cumplen ambos criterios. Los carbohidratos refinados (Dulces, galletas, pan, cereales, arroz, jugos y refrescos) y los edulcorantes artificiales producen picos de insulina, aumentan la inflamación y dañan tu flora intestinal.

Haz dieta cetogénica.

El ayuno intermitente y una alimentación cetogénica son la combinación perfecta. Ambos logran la cetosis, controlan los niveles de glucosa e insulina y disminuyen la inflamación en tu cuerpo además de muchos otros beneficios. Recuerda que la alimentación cetogénica se basa en un 75% de grasas de origen natural, 20 % de proteínas y 5% de carbohidratos. Además una alimentación keto disminuye naturalmente el apetito haciendo que el ayuno se logre de forma espontánea.

Hazlo poco a poco

Inicia con un ayuno 12/12, en unos pocos días los niveles de insulina disminuirán y tu cuerpo se adaptará a periodos más largos hasta lograr ayunar 16 horas y comer en un lapso de 8 horas. Sin esfuerzo y casi sin notarlo habrás reducido tus comidas a dos diarias y con un poco más de tiempo incluso a una sola.

Mantente hidratado.

Recuerda que el ayuno consiste en no consumir alimentos, esto no incluye las bebidas sin calorías, para calmar la ansiedad y mantener tu cuerpo en niveles óptimos de hidratación puedes tomar café negro, te, infusiones de hierbas, agua pura y agua con gas. Si sientes mareo o dolor de cabeza puedes agregar sal al agua para recuperar electrolitos. Te sentirás mejor sin romper el ayuno.

Como ves el ayuno intermitente no es ningún misterio, consiste simplemente en aumentar, de manera gradual, la cantidad de horas sin comer, y ayudarte consumiendo alimentos que te nutran y que no generen picos de glicemia e insulina, que inducen los antojos y los ataques de hambre.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
×