¿Qué es keto y cuál es su origen?

Todos los días ves en internet, en las redes, en videos y en muchos medios, la palabra KETO, que por cierto genera enorme curiosidad.

Existe una gran confusión al respecto, confusión que se ve alimentada por la enorme cantidad de información falsa, errónea, engañosa y hasta irresponsable que circula por ahí.

Comencemos por aclarar lo que NO ES KETO

  • Keto NO es una marca
  • Keto NO son suplementos, aunque algunas personas y empresas están usando esta denominación para sus productos.
  • Keto NO es una dieta relámpago.
  • Keto NO es una moda.
  • Keto NO es un invento que alguien hizo recientemente
  • Keto NO es una pastilla.
  • Keto NO es el nombre de una empresa.

Aclarado este punto pasemos a ver lo que SI ES KETO.

KETO es un término derivado de la palabra en inglés Ketogenic, que significa cetogénica.

Por lo tanto es un término genérico y no un nombre propio ni una marca.

Cuando hablamos de ketogenic, keto o cetogénica, nos referimos a un tipo de alimentación que se basa en un bajo consumo de carbohidratos y un alto consumo de grasas saludables.

En inglés se denomina una alimentación Low Carb High Fat (LCHF)

Te preguntarás por qué no hablo de una dieta… te voy a explicar:

Definamos dieta:

La dieta (del lat. diaeta, y este del gr. δίαιτα díaita «régimen o modo de vida»), régimen o hábito alimentarios es la composición, frecuencia y cantidad de comida y bebidas que constituye la alimentación de los seres vivos conformando hábitos o comportamientos nutricionales.

Es decir: todo lo que come una especie determinada, por ejemplo, la dieta de una especie  carnívora está compuesta por carne, la dieta de un ave está compuesta por semillas e insectos y así con las demás especies animales.

Sin embargo en nuestra cultura se le llama dieta a un régimen temporal y restrictivo de alimentación con fines terapéuticos o con el propósito de perder peso.

Romaine lettuce salad

Entonces la pregunta siguiente sería ¿Keto es una dieta?

En el sentido estricto de la palabra si lo es, ya que conlleva cambios radicales en la alimentación al reducir al mínimo la ingesta de carbohidratos y aumentar la proporción de grasas en el consumo diario de nutrientes, hasta convertirse en un hábito nutricional.

El tema es que las dietas, según el concepto moderno, se asumen como una medida temporal y de emergencia para perder peso y no como un cambio a largo plazo de hábitos alimenticios que te permitan conservar en el tiempo los resultados obtenidos.

De ahí surge nuestro famoso término Estilo de Vida Keto.

¿Por qué estilo de Vida y no dieta?

Porque se trata de un proceso gradual de cambio de hábitos que puedas conservar a largo plazo, la alimentación cetogénica o keto produce cambios en el metabolismo del cuerpo que lo lleva a sustituir el combustible del cual deriva su energía, la glucosa (que obtiene de los carbohidratos) por cetonas (que produce a partir de las grasas).

¿Y para qué sirve este cambio de combustible?

Acá es donde comienza lo mejor, la alimentación keto o cetogénica no sólo sirve para obtener una pérdida rápida y sostenida de peso y grasa corporal, este es apenas uno de los beneficios que este cambio de hábitos te ofrece.

Al disminuir el consumo de glucosa podemos prevenir y revertir muchas de las enfermedades derivadas de un exceso de azúcar en la sangre: síndrome metabólico, diabetes, obesidad mórbida.

Podrías pensar que es lógico ya que al disminuir el consumo de ciertos alimentos se disminuye igualmente el de calorías generando un déficit calórico.

Pero no es así: al dejar de comer alimentos altos en carbohidratos  los niveles de insulina en el cuerpo se regulan, la insulina es la hormona encargada de sacar el azúcar o glucosa del torrente sanguíneo y llevarla a las células.

Hasta acá su función es primordial en el metabolismo, pero tiene otras funciones como convertir el exceso de glucosa en grasa para poder almacenarla en el cuerpo, como la glucosa no se puede almacenar la insulina debe transformarla en grasa y generar depósitos de reserva que se ven a simple vista en nuestros cuerpos.

¿Hasta acá soy clara?

Como el cuerpo está acostumbrado a un consumo de carbohidratos tan alto y constante y la glucosa es más fácil de metabolizar que las grasas, entonces en lugar de usar estas reservas de grasa lo que hace nuestro cuerpo es pedir más glucosa, él sabe que sólo basta una señal de hambre para que corras a consumir lo que te está pidiendo.

No es su culpa, ¡lo hemos enseñado a ser glotón y perezoso!

Como te dije antes, el cuerpo puede derivar energía de otro combustible: las grasas, pero para hacerlo debe entrar en un estado metabólico llamado cetosis. Para lograrlo debe transformar los ácidos grasos en cuerpos cetónicos, pero tienes que forzarlo un poquito y para eso es necesario que dejes de comer tantos carbohidratos y los remplaces por grasas saludables.

Cuando esto sucede como por arte de magia dejas de sentir hambre, el cuerpo se da por vencido y comienza a producir energía a partir de las grasas, un combustible que se consume de manera más lenta y constante eliminando los picos de glicemia que son los que te producen hambre y antojos.

Esto es básicamente lo que pasa en tu cuerpo al seguir un Estilo de Vida Keto pero viene la obligada pregunta: ¿A quién se le ocurrió esto?

Pues déjame decirte que la dieta cetogénica o keto se usa desde los años 20 del siglo pasado, y no para bajar de peso sino con fines terapéuticos.

En esa época no existían los anticonvulsivantes, los medicamentos para controlar los ataques epilépticos, hasta ese momento el ayuno era la única estrategia terapéutica conocida para tratar a pacientes epilépticos, en especial niños con epilepsia refractaria, pero pronto descubrieron que la dieta cetogénica replicaba la cetosis, el efecto que produce  un ayuno prolongado, otorgando los mismos resultados en la disminución de los ataques.

Hoy en día se sigue utilizando en niños con epilepsia refractaria y en adultos que no responden al tratamiento farmacológico o que son intolerantes a él.  También se ha concluido que además del control de las convulsiones este estilo de alimentación tiene un efecto neuro protector.

En los últimos años se ha generado un gran interés por los beneficios que parece tener  este tipo de alimentación en otras condiciones médicas y a raíz de esto muchas instituciones científicas, universidades e institutos de investigación alrededor del mundo están desarrollando estudios a largo plazo y con grupos representativos como sujetos de muestra.

Doctor Examining Senior Man Close up

La dieta cetogénica ha mostrado beneficios cardiovasculares al promover un perfil lipídico (niveles de colesterol presentes en la sangre) con un nivel de riesgo de bajo a nulo para enfermedad cardiovascular, una disminución de la presión arterial y una menor resistencia a la insulina.

Se ha sugerido también que podría tener efectos anticancerígenos, debido a que las células cancerígenas se alimentan principalmente de glucosa.

Tiene efectos benéficos sobre  el metabolismo aeróbico y en el sistema nervioso central a nivel de comunicación entre las neuronas.

Sin embargo existe también mucha controversia acerca de los efectos adversos que pudiera tener sobre las funciones hepática y renal.

Una de las conclusiones generales  de estos estudios es que más que la proporción de macronutrientes o la reducción de calorías, lo que produce verdaderos resultados es la adherencia a la dieta, conclusión que apoya de manera definitiva nuestro enfoque en favor de un Estilo de Vida en contraste con una dieta temporal.

Ahora bien, mantenerse en una alimentación cetogénica es mucho más fácil que hacerlo en una dieta hipocalórica porque ¡No sientes hambre ni antojos!

¿Las razones?

  • Provoca mayor saciedad ya que las grasas y las proteínas permanecen en el estómago por más tiempo.
  • Los cuerpos cetónicos (el beta-hidroxibutirato y la acetona) contribuyen a inhibir el apetito.
  • Aumenta la sensibilidad a la leptina (hormona inhibidora del apetito) y disminuyen los niveles de grelina (hormona estimulante del apetito)
  • La colecistoquinina, hormona estimulada por el consumo de proteínas y grasas, no por el de carbohidratos, es uno de los supresores más potentes del apetito.
  • La disminución de los picos de glicemia elimina la sensación de urgencia por comer y los antojos.

Pero no sólo eso, un cuerpo en cetosis consume más energía (calorías)

  • Con la misma cantidad de calorías, la dieta cetogénica es más eficiente que una dieta baja en grasas con una menor eficiencia metabólica.
  • La eliminación de cetonas por medio del aliento y la orina, produce gasto energético.
  • El cuerpo necesita procesar 110 g de proteínas de calidad media para obtener, gracias a la gluconeogénesis, 60-65g de glucosa lo que genera gasto diario de 400 a 600 Kcal/día aproximadamente.

Entonces podemos llegar a las siguientes conclusiones:

  • La alimentación keto o cetogénica no es un invento novedoso.
  • No es una dieta de emergencia sino un Estilo de Vida.
  • Promueve el consumo de alimentos naturales no procesados lo que la hace muy saludable
  • Sus beneficios van mucho más allá de la pérdida de peso.
  • Es efectiva para la prevención y tratamiento de múltiples enfermedades.
  • La adherencia a este tipo de alimentación es mucho más fácil al producir una considerable reducción en el apetito y los antojos.
  • Es mucho más eficiente, metabólicamente hablando, que una dieta alta en carbohidratos y baja en grasas, high carb low fat (HCLF)

Y he dejado lo mejor para lo último: su funcionamiento se basa en principios metabólicos y no en la restricción de calorías, lo que te permite comer alimentos muy sabrosos hasta quedar saciado y sin restricción en cantidades.

Basta con disminuir y elegir  bien (no suprimir) los carbohidratos que ingieres, agregar proteínas moderadas y enriquecer tus comidas con una deliciosa variedad de grasas naturales, así vas a disfrutar tus comidas mientras ves  cómo la grasa se derrite, tus niveles de energía aumentan y tu salud mejora en muy poco tiempo.

Si quieres conocer más a fondo sobre el Estilo de Vida Keto tenemos algo maravilloso para ti:

Nuestra colección de e-books KETO EN 3 SEMANAS.

En ella encontrarás además de conocimiento y motivación, todo lo que necesitas para iniciar sin riegos, errores ni dudas tu Estilo de Vida Keto.

¡No esperes más! Dale a tu cuerpo y a tu salud una oportunidad. ¿Por qué no intentarlo ahora?

Te invito a visitar nuestra página web https://www.incrediblog.com.co/ 

Si aún no lo has hecho únete a  Estilo de vida keto by Incrediblog. Nuestro grupo en Facebook.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Síguenos en nuestras redes sociales: Facebook e Instagram

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×